Saltar al contenido.

Las empresas españolas en Portugal minimizan el impacto.

marzo 24, 2011

Banco Santander, BBVA, Zara, Repsol, Pescanova, Eulen, Sacyr, Endesa, Cepsa, Prosegur, Sol Meliá… Hay unas 1.400 empresas españolas de todos los sectores con inversiones estables en Portugal, según datos de la Cámara Española de Comercio de Lisboa. Además, las inversiones realizadas entre 2000 y 2010 superaron los 17.000 millones de euros (el año pasado, 3.490) y las exportaciones al país alcanzaron los 16.577 millones el año pasado.

Los intereses comerciales y económicos de España en Portugal son enormes, pero las compañías quitan hierro en principio a los efectos de la crisis de deuda soberana en los negocios instalados en el pais vecino y al riesgo de rescate (no se puede decir lo mismo al margen de la exposición de la banca española a la deuda exterior portuguesa).

Pescanova, por ejemplo, puso en marcha en 2009 la mayor piscifactoría del mundo para el cultivo del rodaballo, en la zona portuguesa de Mir, para 7.000 toneladas anuales. “No tenemos la impresión de que vaya a haber un problema para nosotros, la actividad sigue con normalidad y lo que producimos allí se vende no solo en Portugal, sino también en España y el resto de Europa”, explica una portavoz del grupo gallego.

Sacyr es propietaria de de una de las primeras compañías de construcción civil de Portugal, Somague, a través de la cual operan en países de influencia lusa como Brasil, Angola, o Cabo Verde. “El Gobierno portugués ya hizo un ajuste muy importante en obra civil hace meses (al inicio de la crisis de deuda soberana), y puede que haya algo más, pero casi la mitad de la cartera está en las ex colonias, lo que pueden compensar un eventual nuevo recorte del gasto”, señalan fuentes de la constructora española.

El sector energético también ha hecho su carrera en el país vecino. Iberdrola se adjudicó en 2009 la construcción de un complejo hidroeléctrico con una inversión prevista de hasta 1.700 millones de y una producción anual de 2.000 gigavatios por hora (GWh), lo que equivale al 3% del consumo eléctrico del país. La compañía destaca que se trata de un proyecto a largo plazo y financiado desde España, con lo que descarta efectos negativos. También Repsol tiene presencia en el país, con 424 gasolineras y unas ventas de 160.000 toneladas de gas licuado en 2010. La petrolera ha paralizado la ampliación de la refinería de Sines, pero esta decisión no tiene que ver con la crisis portuguesa, sino con el plan de revisión de inversiones de la petrolera.

La eléctrica Endesa, por su parte, que controla el 38,9% de Tejo Energia, señala que su exposición en el país es “muy reducida” y descarta problemas.

Además del BBVA y del Popular, el banco Santander opera en Santander a través del Santander Totta, que el año pasado supuso un beneficio de 450 millones de euros, pero elude hace cualquier declaración hasta que se conozca si Portugal tendrá que requerir finalmente la ayuda exterior.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: