Saltar al contenido

125 años en África.

enero 27, 2011

Apunta que fueron la madre María Jesús Güel, la primera superiora, con las religiosas María de los Ángeles Perera, Constanza Selva, Alejandra Sibila y Beatriz Monrós, después de que su superiora general, la madre Valentina Vigo, aceptara la petición del entonces superior general de los Claretianos, padre Xifré, que solicitó la presencia de las religiosas en Fernando Poo, donde ya llevaban un año, para la educación y promoción de la mujer.

Las cinco religiosas llegaron desde Barcelona a la capital gaditana a bordo del buque correo Panamá y se trasladaron a Fernando Poo en la corbeta de la Armada española La Ferrolana, un velero de tres palos que previamente fue reparado en el Arsenal de La Caracas para el 6 de noviembre emprender la larga travesía, en la que debido a un temporal entre Tenerife y Gran Canaria estuvieron a punto de naufragar.

Pasaron las fiestas navideñas a bordo de La Ferrolana, atracados en Sierra Leona y, finalmente, junto con otros 18 misioneros claretianos, llegaron a Fernando Poo el 27 de enero, siendo las primeras misioneras españolas en tierra africana.

A los pocos días de su llegada se abrió la primera escuela en Santa Isabel, considerada pronto como un elemento indispensable para la educación de las niñas guineanas, hasta el extremo que en 1889 el prefecto apostólico dirigió al Ministerio de Ultramar un escrito en el que afirmaba que en la capital se empezaba a notar un cambio favorable y la diferencia entre las niñas del pueblo y la alumnas del colegio de las religiosas, destacando que las segundas sabían leer y escribir con bastante regularidad y, además, estaban bien instruidas en labores de costura y quehaceres domésticos.

Un año después se instaló otro colegio en Basilé, al que siguieron otros en Corisco, trasladado luego a Elobey para poblar esa isla y más tarde a Calatrava. Asimismo, en 1905 se fundó el de Bátete y en 1918 el de Bata, al que siguieron un internado y un orfanato en Santa Isabel en 1930 y 1941, respectivamente.

Igualmente las hermanas se ocuparon de la casa cuna, la leprosería y el preventorio antileproso, para hijos de leprosos, fundado en 1939 en Nkuefulán y trasladado a la misión de Mikomeseng en 1950.

También en 1907, en colaboración con el Vicariato, fundaron la Asociación de Oblatas de María Inmaculada, ayudando a la formación para la vida consagrada de las jóvenes guineanas.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: